Cinco formas útiles de aplicar mini-videos en formación presencial.

screencast video

Los programas Screencast permiten realizar un video integrando lo que sucede en la pantalla del ordenador con la entrada de audio y de video. Su rapidez y facilidad en la realización del video (en unos minutos se puede tener subido a Youtube) nos abre nuevas perspectivas de utilización en la formación presencial (aunque también valdría para b-learning y a distancia). Los videos pueden estar grabados de una forma más o menos profesional, conectando o no la cámara.  Pero todos tienen un aspecto en común: la duración de este tipo de videos suele ser entre 2 y 15 minutos.

Estos videos se pueden realizar de forma previa y durante la impartición del curso. Las 3 primeras recomendaciones se suelen realizar antes de comenzar las clases y las 2 últimas se realizan durante el desarrollo de la formación.

  1. Pack de bienvenida. Son videos cuyo destino sería que los viesen los alumnos antes de comenzar la asignatura. Algunos ejemplos pueden ser: presentaciones del profesorado, 
    o incluso una justificación de una acción, idea o visión (por ejemplo
    )
  2. Conceptos que requieren altas dosis de atención por parte del alumnado. Muchas veces estamos exponiendo un concepto que necesita de la atención del alumnado. Si toman apuntes o tienen cualquier distracción ya no serán capaces de entender el concepto. El video permite que los alumnos tomen apuntes y sigan la explicación. Un ejemplo:
  3. Guías prácticas. Si deseamos que nuestros alumnos recuerden cómo realizar una determinada secuencia de pasos. Muy recomendable para manejo de programas informáticos. Ejemplo:
  4. Lección aprendida. Conclusiones de una actividad que se elabora a partir del trabajo realizado por el alumnado. Se puede utilizar tanto los resultados positivos como negativos. Se debe relacionar las conclusiones con el temario.
  5. Tutoría proactiva. Respuesta a dudas planteadas por el alumnado. Si un alumno, que participa en la asignatura en condiciones normales, tiene una duda, la probabilidad de que esa misma duda la tenga el resto de los alumnos es alta. Se elabora un video con la respuesta a la duda y se envía a todos los participantes en el curso. Ejemplo:

La realización de estos videos no implica cambiar el modelo de formación presencial, son un buen ejemplo de cómo las tecnologías pueden mejorar la formación, sin necesidad de cambiar la forma habitual de dar sus clases.






Original: http://innovacioneducativa.wordpress.com/2014/12/01/cinco-formas-utiles-de-aplicar-mini-videos-en-formacion-presencial/
Por: Angel Fidalgo
Publicado: 1.12.2014 @ 22:40