Reflexiones sobre calidad educativa en la educación preuniversitaria

http://jjdeharo.blogspot.com/2007/05/reflexiones-sobre-calidad-educativa-en.html





La consecución de la calidad educativa, mediante la aplicación de nuevas técnicas y la experimentación con metodologías diferentes a las tradicionales, no es tarea exclusiva de los profesores. Para que las iniciativas tengan una aplicación práctica deben participar en ellas todos los niveles docentes que integran el Centro Educativo.

Profesores


Los profesores son los que llevarán a la práctica cualquier iniciativa docente que se lleve a cabo en el ámbito académico, al menos, por norma general. Por este motivo el profesorado es la parte más importante de todas las que integran el entramado educativo. Debe tener la suficiente libertad para proponer y poder llevar a la práctica aquellas ideas que piensan que pueden mejorar la calidad del aprendizaje. Pero bajo ningún concepto puede recaer sobre ellos toda la responsabilidad en cuanto a la aplicación de innovaciones se refiere. Un profesor que actúe únicamente bajo su propia iniciativa, aplicando metodologías diferentes a las del resto de sus compañeros, no puede generar más que desigualdades e injusticias dentro de su propio instituto. Esto será así porque sus alumnos seguirán un sistema educativo radicalmente diferente al de los alumnos de la clase contigua y porque ello provocará que sus clases tengan dinámicas y sistemas de evaluación diferentes de forma que pueden producir conflictos; tanto con el resto de los profesores, como de los alumnos del mismo nivel pero de clases distintas. Además, para un Centro Educativo, entendido como un conjunto, no tiene demasiado sentido que se sigan unas líneas pedagógicas por parte de determinados profesores y otras diferentes por parte de otros. Difícilmente parece que se pueda hablar de calidad educativa en una situación similar.

El profesorado debe actuar siempre en consonancia con su propio Departamento y apoyado por las directrices pedagógicas de la Dirección del Centro.

Departamentos


Los Departamentos deberían ser el motor de la actividad docente en la educación secundaria. A ellos les corresponde el establecer las líneas concretas de actuación en la tarea educativa. Para que la enseñanza siga unas líneas coherentes es necesario que los profesores que integran cada Departamento sigan unas directrices generales que eviten el poder decir que los alumnos de la clase de 4ºA son afortunados porque tienen el profesor X que hace su asignatura muy amena, mientras que los de 4ºB tienen que aguantarse porque el profesor Y no hace otra cosa que dictar apuntes. Y no me estoy refiriendo a las diferencias propias que existen entre distintos profesores, que por otro lado son totalmente normales, sino al uso de metodologías radicalmente dispares entre unos y otros. Esto, desgraciadamente, puede llegar a ser muy frecuente. Pero un Centro con inquietudes en el tema de la calidad educativa debe saber promocionar la actuación coherente dentro del Departamento; de forma que, de una manera apta para que sea aplicable a todos los profesores, se puedan seguir metodologías similares que no creen desigualdades e injusticias entre los alumnos.

Por lo tanto, es fundamental que los Jefes de Departamento, junto con el resto de los miembros de su equipo, sean personas capaces de unificar y planificar los procedimientos, así como las herramientas que se van a utilizar. Además, desde el Departamento es desde donde deben surgir las novedades educativas, la investigación y la consolidación de métodos. Corresponde también al Departamento saber implicar a sus profesores en el trabajo de equipo, dejando a un lado el tradicional aislamiento que muchas veces asola a los docentes de nuestros colegios e institutos. El Departamento también tiene que ser extremadamente sensible a las innovaciones que surgen de parte de los profesores más motivados, debiendo saber canalizar estas inquietudes en beneficio del aprendizaje de todo el alumnado y no sólo de unos cuantos de ellos que obtienen un provecho particular por tener un profesor diferente al resto.

Centro (Directivos)


El Equipo Directivo de un Centro determina completamente aquello que se podrá llevar a la práctica en materia de enseñanza y aprendizaje. Ellos son responsables directos de la calidad o la falta de la misma en un instituto o colegio. Los Directivos deben tener como prioridad absoluta el conseguir que la calidad de la enseñanza de su Centro esté siempre en fase de revisión y mejora. Un Equipo Directivo que no se ocupa de forma explícita acerca de la excelencia de lo que se enseña en su colegio, está llevándolo a largo o medio plazo a su desaparición. Sólo mediante un enorme esfuerzo por parte del profesorado, este tipo de institutos pueden salir adelante, a pesar de sus dirigentes.

Muchas veces la Dirección del Centro tiene puestas sus prioridades en temas como el número insuficiente de alumnos, el estado de las instalaciones, los gastos y un largo etcétera adicional. Estos problemas, y muchos otros que surgen siempre, pueden hacer que el Directivo acabe "olvidando" las verdaderas razones de ser de su institución y termine convertido en un gestor de recursos materiales y humanos o, lo que es peor, en un bombero que debe estar siempre dispuesto a apagar los fuegos que se produzcan en el día a día. Aún siendo todos estos problemas reales y siendo también verdad que el Directivo deberá ocupar la mayor parte de su tiempo en tareas bastante alejadas de la estricta docencia, no es menos cierto que es su responsabilidad irrenunciable el establecer los mecanismos para incrementar la calidad docente y no dejar nunca de lado los aspectos puramente educativos. Debe saber qué es lo que se está haciendo en cada Departamento y qué metodologías se están empleando en cada nivel. Pero no sólo debe conocer este tipo de cosas, sino que debe fomentar y tutelar de forma activa el buen funcionamiento de los Departamentos, con todo lo que ello implica: innovación, uso de metodologías apropiadas, experimentación de recursos nuevos, unidad de los equipos docentes o evaluación de la actividad del enseñante, entre otros.

Tiene que ser receptivo a las propuestas e inquietudes que se le transmitan a través de los Departamentos o directamente por parte de los profesores. Poniendo especial atención en todo aquello que signifique un incremento potencial en la mejora educativa.

Si se hace de la calidad educativa el eje a través del cual se organiza toda la actividad del Centro, ello redundará de forma positiva en todos los aspectos relacionados con la vida diaria del instituto o colegio. La consecución de una auténtica calidad se irradia hacia todos los demás aspectos educativos, por lo que será necesario apagar menos fuegos en determinados aspectos. Cosa que de otro modo hay que abordar de forma independiente e inconexa, provocando la fatiga y el continuo "no llegar" a todo lo que exige el día a día.

Ejecución de las innovaciones pedagógicas


Cualquier actividad que se desarrolle implica, o debería implicar, no sólo al profesor sino también a la dirección del Centro y a los Departamentos. El esquema general podría ser el siguiente:

  • Detección y análisis de necesidades
  • Planificación
    • Por parte de los profesores y Departamentos
      • Recabar opiniones sobre la necesidad que ha motivado el proyecto
      • Aporte de ideas sobre el modo de llevarlo a cabo y prioridades del proyecto
      • Determinación de los objetivos
    • Por parte de los Directivos y/o Departamentos
      • Asignación de recursos
      • Distribución de tiempos
      • Determinación de responsables
  • Ejecución
  • Evaluación