PARA LEER Y REFLEXIONAR UN POCO ...

INFORME IMAGINARIOS EN EL PROCESO EDUCATIVO

 

Espero que estos interrogante sirva para reflexionar el proceso  educativo al interior del aula, teniendo en cuenta: la sociedad, el estudiante, la institución y del docente en la actualidad.

Empezamos con, ¿Cuál es el papel específico y fundamental de la escuela en la sociedad?

A través de la historia los grandes escritores de ella, narran que la escuela juega un papel importante en la formación del ser humano, permite que el proceso educativo transforme al individuo desde su formación en valores, profundidad y exploración en la ciencia y, la capacidad de hacer filosofía, es decir, pensar y hablar argumentativamente sobre alguna situación en particular y general. Esto ocasiona, que la escuela sea la extensión del hogar y permite la interrelación social del estudiante o hijos, estas sociedades que se crean entre ellos provocan unas nuevas formas de ver y actuar en el mundo que los rodea, por lo tanto la escuela debe estar diseñada y estructurada de tal forma que el individuo sea estimulado y provocado mentalmente, para que su conocimiento sea significativo y acumulativo.

Esto permitiría que el estudiante se convierta en un producto de la escuela y su valor agregado, la educación sea equivalente a la suma de lo aprendido en el hogar, la institución educativa y su sociedad.

La “educación”, palabra tan pequeña acompañada de una variedad de significados, a todos alguna vez años atrás nos decían, “la educación es lo más sagrado, aproveche la oportunidad que le brindo”, como si, no fuera derecho adquirido en esta sociedad. Pero en fin, cada situación es un mundo distinto, por eso los roles en el aspecto educativo estarán vinculados a la transformación del hogar en un entorno integrado de estimulación del conocimiento, es decir, los padres deben mínimo estimular el rol: de la lectura, el reto científico, el reto al arte en todas sus manifestaciones, el no científico; sobre todo, siempre realizar preguntas con sentido de tal forma que permitan filosofar. Y la escuela debe contener una variedad de estilos de aprendizaje, para que el individuo explore la ciencia y la no ciencia por medio de los cuestionamientos establecidos o aquellos que le brindan interés. Además, de alguna manera el docente-tutor-mentor o como se quiera llamar se tendrá que capacitar y especializar en forma adecuada.

Ahora le queda a Usted, como lector realizar aportes para filosofar sobre ¿Qué otros roles se pueden asumir para los procesos de educación presencial, a distancia y virtual?

Continuamos con, ¿Cuál es la relación entre los imaginarios en general y el mundo académico?

Para empezar, deseo mostrar una pequeña lectura sobre el imaginario de la literatura y el lenguaje matemático, tomado de un libro[1] , con prólogo de Jorge Luis Borges que es lo que se pone a continuación:

Un hombre inmortal, condenado a cárcel perpetua, podría concebir en su celda toda el álgebra y toda la geometría, desde contar los dedos de la mano hasta la singular doctrina de los conjuntos, y todavía mucho más. Un modelo de ese meditador sería Pascal, que, a los doce años, había descubierto una treintena de las proposiciones de Euclides. Las matemáticas no son una ciencia empírica. Intuitivamente sabemos que tres y cuatro son siete, y no necesitamos hacer la prueba con martillos, con piezas de ajedrez o con naipes. Horacio, para figurar lo imposible, hablo de cisnes negros; mientras pulía su verso, tenebrosas bandadas de cisnes surcaban los ríos de Australia. Horacio no pudo adivinarlos, pero si hubiera tenido noticia de ellos, habría sabido inmediatamente que tres y cuatro de esos lóbregos seres daban la cifra de siete. Russell escribe que las vastas matemáticas son una vasta tautología y que decir tres y cuatro no es otra cosa que una manera de decir siete. Sea lo que fuere, la imaginación y las matemáticas no se contraponen; se complementan como la cerradura y la llave. Como la música, las matemáticas pueden prescindir del universo, cuyo ámbito comprenden y cuyas ocultas leyes exploran.

La línea, por breve que sea, consta de un número infinito de puntos; el plano, por breve que sea, de un número infinito de líneas; el volúmen, de un número infinito de planos. La geometría tetradimensional ha estudiado la condición de los hipervolúmenes. La hiperesfera consta de un número infinito de esferas; el hipercubo, de un número infinito de cubos. No se sabe si existen, pero se conocen sus leyes.

Harto más deleitable que este prólogo son las páginas de este libro. Invito a los lectores a hojearlas y a mirar las extrañas ilustraciones. Abundan en sorpresas. Por ejemplo, las islas topológicas del octavo capítulo; una hoja de papel y con una tijera y que es una increíble superficie de un solo lado (sic).

Cabe mencionar que muchas veces los mismos docentes en el área de matemática desconocen literatura para el apoyo de la enseñanza y se limita sólo a que el estudiante realice una serie de ejercicios mecanicistas de un proceso matemático, donde el estudiante no encuentra significado a estas operaciones. Además incide a fortalecer la fobia hacia la matemática o la palabra “problema”, a la cual le encuentran todos los significados que inducen al imaginativo de la negatividad ó al imaginativo de lo imposible, porque nuestros estudiantes les falta fundamentación literaria –en el lenguaje de la matemático-, o simplemente tienen miedo a la exploración matemática y al imaginativo del error como aprendizaje; se les olvido que muchas veces para poder lograr llegar a la meta es necesario escalar cada etapa.

Considero que los estándares académicos para los diferentes niveles de enseñanza de la educación en Colombia o en el mundo, son soñados, es decir, alguien lo hizo, por lo tanto su imaginación esta en ahí, pretendiendo que lo externo – mundo global-, se interrelacione con el mundo académico para darle significado a toda expresión o concepto – otro imaginario-, muy común en las tendencias educativas actuales. De alguna manera, la relación es están fuerte que cada día existe preocupación por los académicos por mejorar las estrategias de enseñanza y aprendizaje, infiriendo muchas tendencias educativas dignas de un proceso investigativo científico y no científico que den respuestas a estos sueños, para lograr educación de calidad y producto de exportación.

Nuevamente para filosofar, ¿Qué puede aportar Ud., sobre el imaginario que sobre el término Docente, Profesor, Maestro o Mediador?

Terminamos con, ¿Qué comentarios le merecen los resultados del estudio realizado por el grupo AMA sobre los profesores de matemáticas?

“Pinto los objetos tal como los pienso, no como los veo”, Pablo Picasso. Muchas veces me pregunto, cuál es el miedo que le tienen a la matemática los estudiantes hoy por hoy, o según la investigación parece que puede ser el docente de los espacios que tiene asociado intrínsecamente la palabra matemática. Estos factores parecen que vienen incorporados en los genes de los estudiantes, debido que nacen, crecen y se forman con miedo al mundo de la ciencia matemática, de alguna manera son situaciones creadas desde el hogar, la escuela y la sociedad. Me llama la atención el informe investigativo, porque es una llamada de atención – sin memorando a la hoja de vida física-, pero si a la hoja vida del quehacer en la cual debemos mejorar la imagen – representación, primer concepto matemático a enseñar-, de la matemática y de los docentes que la imparten; de tal forma que seamos dignos de ser imitados, promovidos y con trascendencia a ser evocados más adelante en los procesos de formación de quienes participaron inicialmente del proceso educativo. Nuestros estudiantes le corren a las matemáticas sin pensar que siempre estarán ligados a ellas, confieso enseñar es un placer de autoformación y cada vez con más retos. Referencia
  [1] Matemáticas e imaginación. Por Edward Kasner y James Newman

Enlaces recomendados
Sistema de Información científica REDALYC
Para obtener información científica - A