Metodologia Colegio Montserrat

Metodologia Colegio Montserrat

Ultima actualización hace 1348 días por Enrique Rubio

 

                                  Un aprendizaje contextualizado que reconoce las Inteligencias Múltiples de los alumnos y les ofrece

oportunidades para desarrollarlas y aplicar los conocimientos y destrezas adquiridos necesita una
metodología centrada en el alumno.
 
De entre las muchas metodologías interactivas que ofrece la investigación actual, en el Colegio Montserrat hemos optado por un APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS. Que se trabajan desde: Aprendizaje cooperativo, PBL: "Enseñanza basada en la resolución de problemas". Aprendizaje Reflexivo.  APS: Aprendizaje – Servicio. Pensamiento crítico y creativo, Rutinas de pensamiento. Uso de las TIC como herramientas al servicio del Aprendizaje.
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
MeMetodología
Un aprendizaje
contextualizado que reconoce las Inteligencias Múltiples de los alumnos y
les ofrece oportunidades para desarrollarlas y aplicar los conocimientos y destrezas
adquiridas necesita una metodología centrada en el alumno. De entre las muchas
metodologías interactivas que ofrece la investigación actual, hemos optado por un
APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS. El alumno aprende mediante diversos tipos
de proyectos como: “Proyectos Inteligentes” (proyectos interdisciplinares programados
desde las competencias), Proyectos de Comprensión (para favorecer el desarrollo de las
inteligencias múltiples y facilitar la comprensión), Proyectos de Investigación Individuales
y Grupales (para desarrollar la capacidad de investigar con método científico, el rigor en el
tratamiento de la información y la argumentación), Método del Caso (aplicación de los
conocimientos adquiridos en contextos reales). Todos estos proyectos se basan en:
Aprendizaje Cooperativo.
Los hermanos David W. Johnson y Roger T. Johnson definen
el Aprendizaje Cooperativo en su libro "El aprendizaje cooperativo en el aula", como "el
empleo didáctico de grupos reducidos en los que los alumnos trabajan juntos para
maximizar su propio aprendizaje y el de los demás". La cooperación consiste en trabajar
juntos para alcanzar objetivos comunes. En el aprendizaje cooperativo, los alumnos
buscan el éxito no sólo para ellos mismos sino para todos los miembros del grupo.
Hemos escogido este enfoque de aprendizaje porque forma parte de nuestro Carácter
Propio educar a nuestros alumnos para hacerlos personas comprometidas y capaces de
mejorar la vida de los demás; porque desarrolla en los alumnos la Inteligencia
Interpersonal: la que nos permite comprender a los demás y comunicarnos con ellos,
establecer y mantener relaciones y asumir diversos roles dentro de los grupos, sea como
miembros o como lideres; porque crea una comunidad de aprendizaje en la que todos los
alumnos no solo aprenden juntos sino que además aprenden unos de otros, de manera
que el conocimiento de uno enriquece y acrecienta el conocimiento de los demás.
Trabajamos en las aulas para que se cumplan las condiciones esenciales que describen
los hermanos Johnson y Johnson: interdependencia positiva, interacción cara a cara,
responsabilidad individual, habilidades interpersonales y de pequeño grupo y evaluación
individual y grupal.
PBL: “Enseñanza basada en la resolución de problemas”.
El PBL es una estrategia
pedagógica en la que se presenta a los alumnos un problema de la vida real iniciando un
proceso de investigación que les llevara a buscar posibles soluciones a la situación
planteada. Un grupo de no mas de cuatro alumnos se reúne, con la ayuda del profesor,
para analizar y resolver dicho problema que ha sido previamente diseñado para el logro
de unos objetivos concretos de aprendizaje.
El PBL incluye el desarrollo del pensamiento crítico y creativo en el mismo proceso de
enseñanza-aprendizaje, no lo incorpora como algo adicional sino que es parte del mismo
proceso de interacción para aprender. Se consigue en el aula un ambiente de
aprendizaje
en el que el profesor estimula el pensamiento de sus alumnos y los guía y orienta en su
investigación, lo cual permite alcanzar unos niveles mas profundos de comprensión. Esta
metodología compromete activamente a los alumnos como responsables de un problema
que hay que resolver y motiva a un aprendizaje consciente y al trabajo de grupo
sistemático, en una experiencia cooperativa de aprendizaje. EL PBL proporciona
experiencias autenticas de aprendizaje que favorecen la construcción del conocimiento y
la adquisición de habilidades necesarias para la vida, conecta el aprendizaje de la escuela
con el mundo real y favorece la interdisciplinariedad.
Dentro de la experiencia del PBL los alumnos van integrando una metodología propia para
la adquisición de conocimientos y aprenden sobre su propio proceso de aprendizaje. Los
conocimientos no aparecen de una manera fragmentada o aislada sino que son
introducidos en directa relación con el problema. En el PBL los alumnos pueden observar
su avance en el desarrollo de conocimientos y habilidades, tomando conciencia de su
crecimiento y siendo así capaces de autoevaluarse individualmente y como grupo.
El PBL fomenta en el alumno una actitud positiva hacia el aprendizaje, elimina la
transferencia pasiva de información, es un método de trabajo activo, mediante el cual
todos los alumnos participan constantemente en la construcción de su conocimiento, el
método se orienta a la solución de problemas cercanos al alumno, estimula el trabajo
cooperativo porque se trabaja siempre en grupos pequeños (de 3 ó 4 alumnos). El
maestro se convierte en un guía o tutor del aprendizaje que ayuda a los alumnos a
reflexionar, identificar las necesidades de información y los motiva a continuar con el
trabajo hasta alcanzar las metas de comprensión que previamente se ha propuesto.
Aprendizaje Reflexivo.
Integración del desarrollo del pensamiento de los alumnos en el
estudio de las áreas curriculares. Los profesores utilizan diversas estrategias para
documentar el pensamiento de los alumnos desarrollando así un lengua del pensamiento,
enriquecen las aulas con la documentación (procesos y productos) transmitiendo el
mensaje de la importancia de las rutinas del pensamiento, ofrecen oportunidades para el
uso de estas rutinas y enseñan como usarlas. Se está creando un marco práctico para
crear una cultura del pensamiento utilizando estrategias como el diario reflexivo que
permite a los alumnos pensar sobre su propio proceso de aprendizaje.
Las rutinas de pensamiento han sido diseñadas para lograr una mayor implicación en el
contenido a explorar, desarrollar las capacidades de los alumnos y hacer visible el
pensamiento. Son parte esencial de la cultura de pensamiento y ayudan a crear algo
concreto con lo que podemos trabajar dentro de las aulas y, al estar tan relacionadas con
las otras condiciones, nos ayudan a conseguir los otros objetivos. Después de un par de
semanas de práctica de estas rutinas, se consigue dedicar mas tiempo al pensamiento,
los alumnos amplían su vocabulario sobre el, mejoran las relaciones entre ellos y el
entorno refleja la riqueza de los procesos de pensamiento que se han activado. Son
estructuras con las que los alumnos, de una manera individual o colectiva, inician,
discuten, exploran documentos y gestionan su pensamiento, a la vez que descubren
modelos de conducta que permiten utilizar la mente para generar pensamientos, razonar y
reflexionar. Lo que queremos que los alumnos comprendan es que hay distintos tipos de
pensamiento y que se utilizan en diferentes momentos de una investigación. Queremos
que comprendan que cuando piensan bien hacen algunas de estas actividades: pueden
estar observando algo en detalle, pueden estar haciendo preguntas o mirando las cosas
por debajo de la superficie, pueden estar identificando y explorando perspectivas
múltiples, estableciendo conexiones, creando explicaciones, evaluando, visualizando,
aclarando, clarificando, sintetizando la información, razonando con las evidencias,
generando ideas, solucionando problemas, interpretando, creando conjeturas o
resumiendo.
Enseñamos las destrezas de pensamiento crítico y creativo integradas de una manera
explícita en los contenidos curriculares. Con un proceso de metacognición que permite
hacer visible el propio pensamiento, se ayuda a los alumnos a desarrollar la competencia
de “aprender a aprender” y, por tanto, aplicar a la vida lo que han aprendido. Este
proyecto de innovación educativa parte de la formación recibida del Dr. Robert Swartz
(Nacional Center for Teaching Thinking, de Massachussets-Boston) que ha impartido
diversos cursos a todo el profesorado seguido de “coaching” para la implementación de
esta enseñanza de las habilidades de pensamiento. Este modelo de enseñanza de las
estrategias de pensamiento nos ha parecido el más eficaz porque requiere trabajar con
las destrezas dentro del currículo escolar. De este modo no solo mejora el pensamiento
sino que también mejora el aprendizaje de los contenidos. La metacognicion —reflexión
sobre lo aprendido— que ayuda a evaluar el propio pensamiento es un elemento
fundamental de este modelo. Las destrezas de pensamiento asi aprendidas se pueden
transferir a nuevas situaciones, tanto curriculares como de la vida cotidiana, y acaban
siendo habituales en la manera de pensar del alumno.
Aprendizaje – Servicio.
Aprendizaje-Servicio es una Metodología Activa y de
colaboración. Relaciona e integra los objetivos curriculares con los objetivos de servicio.
Está centrada en el alumno que debe ser el protagonista del aprendizaje y del servicio
que realiza. Es real en cuanto que detecta necesidades sociales concretas. Es una
pedagogía de la experiencia que reúne la participación, el trabajo cooperativo, la reflexión
y la actuación. Promueve el trabajo en colaboración con el Colegio y las entidades
sociales. Ofrece diferentes tipos de cooperación (requiere el trabajo cooperativo para
llevar a cabo las actividades de aprendizaje y de servicio, el trabajo cooperativo debe
hacerse también con las personas que reciben el servicio, exige reflexión). Toda acción ha
de saberse porque se hace y para qué y a quien se hace. Es la reflexión la que hace
significativo el proceso.
El Aprendizaje servicio se basa en el “aprendizaje experimental” propuesto por J. Dewey
que afirma que el conocimiento se crea a partir de la transformación que provoca la
experiencia; en el “Constructivismo social” que pone el énfasis en el papel del profesor
como guía, facilitador, apoyo de la acción del alumno que es el protagonista de su
aprendizaje; la teoría de la Pirámide del Aprendizaje desarrollada por el “Nacional Training
Laboratory” de la Universidad de Ohio que adjudica el 75% del éxito de un aprendizaje a
la puesta en práctica del mismo.
Los objetivos de esta metodología en el Colegio son: el aumentar y mejora de la calidad
del aprendizaje, la educación en valores, la formación de ciudadanos en la medida que
promueve la participación informada, activa y responsable, en un trabajo cooperativo que
busca intereses sociales y no tanto éxitos privados.
Todos los proyectos intentan combinar procesos de aprendizaje con el servicio a la
comunidad. Partiendo de la necesidad de que los proyectos sean “auténticos”
proponemos a los alumnos retos que les lleven a mejorar la realidad social que les rodea.
Uso de las TIC como herramientas
para facilitar la calidad del proceso y de los
productos finales de los proyectos.
Una las consecuencias de todo el proceso de innovación ha sido la eliminación de los
libros de texto a favor de un aprendizaje por proyectos con la integración de las Nuevas
Tecnologías. La planificación y el material es elaborado por el equipo de profesores en
unas sesiones de trabajo semanales para evitar la utilización de “libros de texto digitales”.
El modelo pedagógico centrado en el alumno, basado en aprendizaje cooperativo, integra
y necesita de las potencialidades tecnológicas de las herramientas informáticas. Las
transformaciones que se van realizando a nivel de currículum y, sobre todo, metodología y
evaluación traen consigo cambios en los espacios y, concretamente, en la infraestructura
o “parque informático” del Colegio. Un aprendizaje contextualizado exige la disponibilidad
de los recursos necesarios para su desarrollo. A medida que el aprendizaje se va
haciendo más autónomo y con el objetivo de facilitar al alumno el acceso y la
personalización, nos ha parecido más conveniente que cada alumno utilice su propio
portátil. Por este motivo, todos los alumnos de ESO y Bachillerato tienen un ordenador
portátil o netbook (1 por alumno). En el aula, se dispone además de un espacio con un
ordenador para usos más complejos como la edición de video o la grabación y
transmisión de radio.
Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, desde el punto de vista
didáctico, son medios y recursos al servicio del proceso de enseñanza y aprendizaje,
herramientas cada vez más imprescindibles para facilitar la gestión de la información y del
conocimiento. Los ordenadores no dan contenidos, sólo son herramientas para
encontrarlos, manipularlos y organizarlos. Su uso cotidiano ayuda a desarrollar las
competencias necesarias en el siglo XXI en la medida en que los alumnos los utilizan para
la resolución de problemas, la comunicación, la autogestión y el pensamiento. Los
alumnos pueden trabajar individualmente y a su propio ritmo y los profesores son guías y
asesores que ofrecen sugerencias personalizadas, corrigen a lo largo del proceso y
pueden evaluar frecuentemente el progreso individual y grupal. El acceso a Internet
permite la comunicación y colaboración entre compañeros y con el profesor e incluso
conecta a los padres con el aprendizaje de sus hijos. Aprendizaje autónomo, colaboración
para realizar una tarea y comunicación de las conclusiones son competencias valoradas
en el mundo laboral para el que se están preparando.
Este modelo de aprendizaje nos hizo buscar una plataforma de formación o un entorno
que permitiera integrar materiales didácticos y herramientas de comunicación,
colaboración, evaluación y gestión a través de Internet. El entorno elegido es la
plataforma virtual Moodle por ser un entorno virtual de aprendizaje concebido para
producir y gestionar cursos en línea basados en la filosofía del aprendizaje colaborativo.
La plataforma e-learning del Colegio Montserrat nos ofrece diversas posibilidades para la
enseñanza y el aprendizaje (repositorio, diarios de alumnos, agenda, wiki, glosarios,
lecciones personalizadas ...); para la evaluación (enlaces con portfolio, ejercicios de
autoevaluación) y para la comunicación (foro, chat). La utilización de un entorno virtual de
aprendizaje también facilita el trabajo y estudio fuera del aula y prepara a los alumnos
para seguir aprendiendo durante toda la vida.
Para cada uno de los temas o proyectos, el profesor crea una batería de recursos
pensados para dar respuesta a la variedad de habilidades cognitivas de los alumnos. La
fuente es el marco curricular de la asignatura, pero el aula en moodle se convierte en un
espacio en el que albergar recursos y propuestas de diversos tipos y formas. Todos los
elementos que integran esta planificación son modulares y replanificables en función de
las necesidades educativas de los alumnos. Y de esta manera pueden ser compartidos
también con otros profesores y reutilizados en otros contextos.