Antonio Cervantes Vargas

Antonio Cervantes Vargas
Usuario: @acervantesv
Miembro desde: hace 2052 días

Blogs

Más entradas de blog

El rincón de Cervantes

Ivan Uriel presenta su libro el Ítamo, en la UVI sede las Selvas
Hace ya más de una década que escuché hablar de la “yerba maistra”, que mezclada en alcohol y por su característico sabor amargo, era útil para beber un trago después de un gran susto para evitar que nos pegue “el azúcar”, yo mismo la bebí. No sabía en ese entonces que esa planta tenía enormes cualidades curativas, ni que los chinos fueron de los primeros en usarla. En ese tiempo no tenía idea de que esa planta también recibe el nombre de Ítamo, ni que su abuso puede causar hasta la muerte. Su nombre científico no lo recuerdo, no importa ahora, no viene al caso; lo que si viene al caso es comprender porque Ivan Uriel ha elegido este nombre para su libro, pues a fin de cuenta “es la planta que lo cura todo” hasta las dolencias del alma de nuestros pueblos olvidados y sus migrantes.  

Han de saber que un viaje siempre comienza por un sueño, un sueño lleno de alegrías y de tristezas, de encuentros y desencuentros, de incertidumbre…


De repente, un día amanece y la realidad ya no nos es suficiente, nos aborrece, nos castiga, nos estrangula a nosotros y a quienes nos rodean. Agarramos nuestras maletas y la llenamos principalmente con esos sueños, la atiborramos de ellos, pero a esos sueños se abrazan invitados no deseados, la nostalgia, la añoranza, el desapego, la desolación, el olvido…a veces incluso hasta la muerte.

Antonio Cervantes comentando la obra

Y así, en ese viaje nos convertimos en migrantes,  caemos en cuenta que somos cualesquiera de los personajes de “la apología del encuentro”, trilogía de la cual forma parte este libro que ahora tengo en mis manos, y somos como Ivan Uriel, que se mimetiza a través de sus vivencias y las de sus correligionarios, que nos narran sus historias y nos dejan ver toda la carga emocional que llevan en su viaje, en un inicio a “El zurco” que los espera infranqueable desde las heladas madrugadas hasta la puesta del sol, que no quema más que los recuerdos, hasta llegado el descanso, no de la nostalgia, en las hacinadas galeras.

En todo viaje, a cualquier lugar, emprendemos también un viaje hacia la interioridad, nos desnudamos ante nosotros mismos, nos encontramos. “Cada relato tiene una moraleja,… uno siempre aprende cuando atiende lo que otros cuentan” nos dice Gamo a través de los recuerdos de Celerina. Y a través de esos recuerdos, uno puede decir, como nos recuerda Gamo, que “el amor se vive desde adentro… cuando viajamos a la interioridad y dejamos que nos envuelva”.

Rosario Fuentes Castro comentando el Ítamo

En ese trance, junto con Gamo, en sus recuerdos, Celerina inicia un viaje como lo hiciera en algún momento Alicia, pero este no es el país de las maravillas, eso sí, siempre acompañando a su amado en su larga travesía a través del llano, que se hace tan grande o tan pequeño según las circunstancias, en ese eterno amor  consumado solo a través de una noche, pero le da fuerzas para sobrevivir a las adversidades que implican la travesía de un viajero hasta el encuentro con su destino.

El llano, espacio geográfico en donde transcurren las historias, es todo y ninguna parte, es la tierra prometida, es babel, donde las historias pasan sin ser vistas, donde todos hablan y nadie entiende; lugar de múltiples culturas invisibles, que se han hecho visibles a costa de sus esfuerzos. En el llano, "maizales ayer crinaban cultivos, y tapizaban sembradíos amasados en graneros, hoy es una fuerza menguada por pautas absurdas que no dejan ver la grandeza que heredamos. La fuerza del tirano vuelve al pueblo débil, pero un pueblo fuerte no necesita tiranos".

Félix Antonio Jaúregui presentando al autor
Todos los personajes del Ítamo salen del Ayapango, "van por la planta que lo cura todo para que puedan recobrar la esperanza que le falta al pueblo". Ayapango me trae a la memoria Luvina de Juan Rulfo, aquí todo se ha hecho de piedra, en este pueblito se ha secado hasta Teresa, aquella que nació siendo mujer y que ahora es quien guarda los secretos, las tradiciones, las penas, la soledad.

Así como el sueño americano, "el ítamo es deseo de andariegos que saborean sus frutos antes de ser sembrados… Dicen que ahí se olvidan tragedias y hambres, los hábitos y la obviedad. Ahí pueden perdonarse purgatorios, desaparecer penas y dolores, el llanto, los gritos, la desesperación… donde maceran secretos, injusticias, la avaricia, el poder…  en el ítamo está la posibilidad de ser feliz", aunque a costa de ello, "los pueblos se queden sin tradiciones, y las tierras sin herederos".

Iván Uriel Atanacio Medellín
En su ruta, Gamo conversa con las piedras, con las plantas, con su sombra, son la voz de su conciencia, como lo hiciera Zaratustra camino a convertirse en superhombre.

El ítamo está escrito en prosa poética, no desvaríen en identificar quien está hablando y en qué momento, corremos el riesgo de perder su esencia, puede ser cualquiera de nosotros, puede ser cualquiera de nuestros pensamiento, es mejor identificar el por qué o el cómo de las cosas.

Antes de concluir, quiero decirte Ivan Uriel citando las palabras de Líbero, compañero de aventuras de Gamo: con el Ítamo "llore contigo por dentro, tu dolor se transformó en arte".
Y ante la desesperanza de mi pueblo, cuando me vean partir y me pregunten sobre mi destino, con nostalgia desde mi interior diré: Voy al Ítamo, “a buscar la planta que lo cura todo”.  




hace 1147 días
Eres ave de paso, águila en vuelo
que anhela sobre campos del saber
segar el fruto, germen del ayer,
que alimenta la esperanza y el consuelo.

Abraza tu alma estoica, férreo anhelo,
la quimera de un joven bachiller
en cuya lanza anuncia por doquier
victoria en oración que eleva al cielo.

Te gradúas con guirnaldas en la frente,
con fe y orgullo que blande el corazón,
siendo humano, distinguido e indulgente.

Felicito este día la ocasión:
el esfuerzo y valentía efervescentes,
tu linaje de graduados con honor.
hace 1203 días
Ay afligida llorona, llorona
si no lloras por tus hijos.
Ay afligida llorona, llorona
si no lloras por tus hijos
En este país podrido, llorona
gobernado por bandidos
en este país podrido, llorona
gobernado por bandidos.
Hoy anda la muerte andando, llorona
se respira en el ambiente
hoy anda la muerte andando, llorona
se respira en el ambiente.
Cualquier terreno baldío, se vuelve
la sucursal de la muerte
cualquier terreno baldío, se vuelve
la sucursal de la muerte.
Clamor por los estudiantes, llorona
es el grito de la gente
clamor por los estudiantes, llorona
es el grito de la gente.
La rabia en los corazones, llorona
es una luz Insurgente
la rabia en los corazones, llorona
es una luz Insurgente.
“No sé lo que tienen las flores, llorona
las flores de un camposanto
no sé lo que tienen las flores, llorona
las flores de un camposanto”
“Que cuando las mueve el viento, llorona
parece que están llorando
que cuando las mueve el viento, llorona
parece que están llorando”
La muerte también hoy llora, llorona
por el casa Ayotzinapa
la muerte también hoy llora, llorona
por el caso Ayotzinapa.
Ser estudiante o maestro, llorona
con balazos se nos paga
ser estudiante o maestro, llorona
con balazos se nos paga.
“Tápame con tu rebozo, llorona”
y no es porque tenga frío.
“Tápame con tu rebozo, llorona”
y no es porque tenga frío.
México sesenta y ocho, llorona
Ayotzinapa catorce
México sesenta y ocho, llorona
Ayotzinapa catorce
No permitas que se borren, llorona
que se borren de la mente
no permitas que se borren, llorona
Que se borren de la mente.
Antonio Cervantes Vargas.
hace 1479 días
¡Las hojas caen! Mi pelo cano se esconde bajo la escafandra de un tinte juvenil, se arremolina en el jabón de tocador o se escurre en la tarjea bajo mis pies ¡intenta siempre huir a mi destino! Con satisfacción, aun a costa de mis mocedades, mi experiencia tuvo la fortuna de encontrar el tesoro de la sabiduría. Cual cerezo japonés en cuya copa brinda la jubilosa primavera, me lanzo al combate en una guerra de nieve, en el frente vamos ganando a un adversario, que de forma natural se torna cada día más fuerte.

hace 1525 días
Un minuto de silencio

por aquel amor perdido,

confinarlo entre el olvido

sería cruel sacrilegio;

antaño fue sortilegio

de majestuosa ventura

más la virtud no es segura

si al tiempo se le confina,

su aura ahora es mi insignia

¡hermosísima figura!

hace 1552 días
Cierto día buscando una esperanza, encontré un paquete espléndido que en su interior contenía una brillante inocencia. Me di a la tarea incansable de encontrar al propietario, pregunté al vagabundo, al ocioso, al hombre y la mujer ocupados, al político, al poeta, al filósofo y al sabio anciano…


Al otro día vino a mí un niño, me sonrió, tomó la caja, saco de su bolso una llave con la que abrió su corazón y colocó ahí el paquete, giro la llave tres veces, acto seguido dándose media vuelta la tiró al fondo del mar.

hace 1607 días
Estoy triste porque se murió “mina”, fue anoche cuando murió. No quiso irse sin despedirse de nosotros. En la algarabía de la competencia la dejamos sola.

Puedo decir en mi defensa que no me di cuenta que estaba embarazada, siempre desde chiquita tenía su pancita así, la vi varias ocasiones devorando a su presa y luego ¡pum! la panzota. Debí haberlo notado, todo indicaba que estaba embarazada.

Soy muy poco para esta especie, pero es que “mina” era diferente. No era de raza pero se comportaba de modo tan singular que parecía educada. Se acostumbró a no entrar a la casa y cuando lo hacía solo pasaba corriendo de un lado a otro, más tardábamos en voltear de lo que ella en salir, debí suponer que en estos últimos días estaba insistente con meterse para buscar un lugar donde parir.

Cuando andaba en el patio haciendo mis trajines, ahí estaban conmigo acompañándome, “mina” y “soki”. “Soki” siempre atento a la copa del almendro, entre los platanales y el aguacate esperando la llegada de esa ardilla burlona para atraparla, y “mina” jugando con la hierba, revoloteándose. Ambos siempre corrían hacía mí cuando llegaba a casa.

La otra noche cuando fui a matar las arrieras que nos dejan pelones los árboles de noni y nim, creo que son diabéticas estas hormigas, “mina” bajo al arroyo conmigo, siempre chillándome para que la esperara. Le llamaba por su nombre y venía corriendo y moviendo la cola, tal vez se sorprendan pero también lo hacía cuando estaba contenta, así como “soki”, creo que fue quien le enseñó. Le gustaba acurrucarse a los pies de los visitantes, hasta que alguien, conmovido con su hocico rosado, su pelaje blanco y suave, y su mirada como la del amigo peludo de shrek, le hacía una caricia mientras ella ronroneaba, hay quien la ponía en su regazo.

Estoy triste, ya se los había dicho verdad. Llegamos a medio día, “mina” no se iba lejos, pero me sorprendió no ver a ninguno de los dos a nuestra llegada, algo presentí, pensé que se los habían robado, bueno “soki” es muy vago, llegaría por la noche, pero “mina” no se podía haber ido. Le llamé en repetidas ocasiones, no respondió, algo andaba mal. Me puse a ver la repetición del maratón de Boston, no sé cómo la gente pierde el tiempo viendo el futbol o las telenovelas, no yo solo el maratón y sus repeticiones, en cada oportunidad salía a hablarle. Carmen me dijo “algo huele mal”, mientras intentaba buscarla por los rincones de la casa. No, no podía ser eso. Escuche un par de veces un lánguido maullido, volteé a todos lados,  creí que solo era mi imaginación. De todas formas si no aparecía, al otro día iríamos a buscarla a casa de los vecinos, tal vez mi cuñado se la había llevado.

Por la tarde, vi a “soki” que iba al río con los vecinos, ah porque como le gusta bañarse. Llego ya casi oscureciendo, le pregunté “¿dónde esta mina?, ¿dónde la dejaste?”, solo se limitó a verme con esa alegría que le caracteriza, casi sonriendo,  eso sí, muy atento por si llegaba la ardilla.

Por la noche una horda de hormigas me atacó, cuando orinaba no me percate que me paré justo entre sus filas, mientras desfilaban para hacer un cambio de hogar. Tomé la lámpara para buscar de dónde venían. Me acordé por enésima vez de “mina”. Grite al viento “mina, ven, mina”. Volví a escuchar su maullido, era muy diferente a como siempre la escuchaba, esta vez fue algo afligida. Tenía que estar cerca, tal vez ya regresaba, alumbré hacia el monte de dónde provenía el maullido, volvió a lamentarse para que la oyera, alumbre hacía lo lejos debajo de un viejo fogón, entre la basura vi algo blanco abultado, me estremecí al ver la silueta, ahí estaba tirada, alcance a verle las orejitas. Fui corriendo a verla, “le dieron veneno” fue lo primero que pensé, todavía se movía y maullaba, tenía la mirada perdida, el hocico morado, pero no podía ser veneno, no salivaba, tenía el vientre hinchado y estaba expulsando sangre. Tal vez la habían golpeado e iba a abortar. No, simplemente no pudo parir, ya no se podía hacer nada, ni dónde encontrar un veterinario aquí en el pueblo. Carmen me dijo “ya deja que se muera, ya no la hagas sufrir más”, ambos estábamos tristes. Al alejarme, "mina" levantó la cabeza para ver que me iba, me maulló unas tres ocasiones para despedirse, como para decirme "hasta luego Toño"

Por la mañana fui a verla, las hormigas comenzaban a hacer un festín con su cuerpo. Estoy triste, las infestas plagas volverán a invadirnos como cuando ella no estaba. Los ratones bailan, las lagartijas se revolotean, los murciélagos se cuelgan jubilosos ya sin miedo,  y yo, ¡estoy triste porque se murió mina!

hace 1660 días
Un día de ensueño

¡soñé que era pequeño!

jugaba sin importar el tiempo,

contra el viento acometía

sobre nubes de algodón,

¡todo para mí era nada!


Soñé que era un rey,

cuyo reino, al mundo

con amor desconcertó

El  mundo era una pelota,

las canciones del ayer

en mi mente las cantaba.


De pronto: un hombre su reloj apresuró,

sin saber que era perverso

curiosidad del él sentí

por saber lo que su mente maquinó,

más vacío inmenso jamás le presentí.

¡Hay de mí!, ¡pobre de mí!


De pronto, quise ser grande,

supe de minutos, mi reino se tornó en aire,

no había reyes, ni reino, ni nubes de algodón.

Pero hoy me llena de alegría

el saber que ante mi vida


un mundo mágico existió.

hace 1665 días
Con ella aprovecho las palabras para amarte, y te amo en ella
con ella aprovecho las letras para besarte, y te beso en ella

con ella te haría el amor mil veces, y tú, contenta por ella, me amarías

y al fin de cuentas, tu cuerpo y el mío sería uno, en la poesía.



hace 1768 días


Los jóvenes por naturaleza decimos lo que pensamos, más difícil es pensar lo que decimos, por ventura ni fiel ni eterna es la juventud, más hay de aquel que siendo viejo se escude en esa torpeza, pues ruin, inicuo y vano su semblante es.
Así quiero comenzar un pensamiento en el marco de mis 32 aniversarios. La edad de las personas es medida por períodos bien definidos, períodos que si bien no es la regla, van definiendo el carácter de cada persona, y de esta forma se define el rumbo de la sociedad, por tanto del mundo.
Cada uno de estos períodos nos permite desarrollarnos como personas e ir aprendiendo lo que nos definirá como personas adultas.
Así, durante la niñez nos permitimos descubrir y conocer el mundo mediante simulaciones de la realidad, en la adolescencia se comienzan a forjar los principios del carácter que nos definirán a lo largo de nuestra vida, y de ahí la juventud, etapa en la que se moldea el carácter, en la que se adquiere la filosofía de vida. Durante la juventud se adquieren y moldean los principios de vida, si durante estos períodos comenzamos a mentir, a hurtar, a engañar, a abusar de los demás, nos convertiremos en ladrones, embusteros y vividores. Por el contrario si aprendemos a ayudar, a luchar y velar por la justicia a costa de lo que sea, seremos del tipo de personas que han logrado cambiar el mundo.
Hoy quiero dejar atrás mis años mozos, ya he aprendido y forjado mi carácter, sea la sociedad quién defina si es para bien o para mal. Doy inicio a mi edad de madurez, y agradezco a Dios que me permita comenzar de buena forma: estando en paz. Estoy en paz con Dios, estoy en paz con el mundo, con mis amigos, con mi familia, con mi pareja, estoy en paz conmigo mismo.
De esta forma quiero recurrir a mis aprendizajes en mis etapas previas, pero sobre todo de mi juventud, de donde he aprendido, de donde soy lo que me define. Me empeñaré con todo mi esfuerzo en poner al servicio de la sociedad todo aquello que he aprendido, para bien, y sobre todo, estoy comprometido con mi yo joven (y no pretendo defraudarlo) en defender la justicia, a costa de lo que sea. No callaré, al contrario gritaré con todas mis fuerzas, aunque solo sea una voz en el desierto, tengo la esperanza de que al menos Dios me escuchará.
Amigos, hermanos, pido disculpas anticipadas, si en algún momento, en mi afán de la “verdad” mis manos tocarán tus actos, pero como lo he dicho, no callaré aun tratándose de mi hermano más querido. Por otro lado, si en algún momento me vieres desviándome de este camino (porque soy humano), no dudes en denunciarlo, pues no quiero convertirme en el tipo de personas a quien mi dedo índice ha señalado.
Así amigos, comienzo esta nueva etapa, agradeciendo a todas aquellas personas que han formado parte sustancial de mi vida, porque de todos ustedes he aprendido.
Gracias Dios, por ponerme a todas estas personas en mi camino, gracias por dfinir lo que soy y lo que seguiré siendo.
Gracias Dios por un año más de vida.
hace 1926 días
Oigo el andar de la gente, que me dice:
no hay frase que describa
la señal insigne de mis lances por el mundo

Veo la huella de los pasos, que me dice:
no hay arena que detenga
el andar errante de incansable vagabundo.


Veo la señal eterna que me guía, me ilumina,
¡que me parte! cuando parte de mis manos mi destino
¡como el ave que ha volado de su nido!.
hace 1971 días


Amaneció, sonreía,
el sol palpó su mejilla,
sus ojos inocentes todavía
irradiaban complicidad.

En su vientre la semilla
irrumpió su pubertad,
su cuerpo lucía desnudez
evidencia de la culpa
de una noche de embriaguez.
hace 2014 días
Cuando no oigan mi voz
y el tiempo al instante se haya ido,
cuando mis risas no existan
mis pasos de esta tierra habrán partido.

Cuando el llanto se seque
y este la nostalgia abatida,
querrán que nunca llegue
el día de mi partida.

Cuando en mi tumba se riegue
el polvo de mi ceniza,
correran con toda prisa
a despedirme con llanto
y a escribir con suaves letras,
a quien en vida amaron tanto.

Cuando por fin me haya ido
vigilaré yo sus sueños,
mas nunca seré dueño
de sus silencios profundos,
observaran en el cielo
el resplandor de un lucero
que les diré que les quiero
y los guiará con recelo.

Le pediré ahí a la luna
con humildad tan profunda,
que me brinde la fortuna
de iluminar sus senderos
y decirles que ¡me muero
aún muerto por que no los tengo!

Cuando de aquí haya partido,
verán que aún no me ido
y que construyo en el cielo
con las nubes bellos signos
para mostrar que aún los amo,
¡cuando ya me haya ido!
hace 2191 días
Sensualidad de mujer,
frágil esencia
¡que funde y moldea el acero!,
embriagante desnudez,
sútil presencia
¡que abate a guerrero fiero!
¡así es tu piel!,
podría describirte mis deseos,
decir que tu ser anhelo,
recorrer tu tersa y suave piel yo quiero,
mientras me enmaraño en tus cabellos
voy conociendo tus íntimos secretos,
en el acto: nos volvemos uno al mismo tiempo.
hace 2212 días

Los jóvenes por naturaleza, decimos lo que pensamos; más difícil es, pensar lo que decimos, por ventura ni fiel ni eterna es la juventud.

Más hay de aquel que siendo viejo, se escude en esa torpeza; pues ruin, inicuo y vano su semblante es.


hace 2240 días


El veneno más peligroso es el elixir con sabor a miel

Pues nunca sabes cuan intoxicado estas


Hasta que comienzas a agonizar.


hace 2240 días

Maldigo a los poetas que cada vez que se enamoran escriben un verso,

He escrito un poema en tan solo 100 días.


hace 2240 días

Liberación
¿Quién eres?,
¿Dónde te conocí?
te aborrezco, me aborrezco,
no dejas mi mente en paz.

Eclipso el día, no veo tu piel,
palidezco y callo,
camino en penumbra
temo a la oscuridad.
Ajena para mí es tu voluntad.

Maldigo esos nombres,
Nuestros nombres
Cruel aberración.

Me desvanezco, me vence el sueño,
de mis venas huye mi esencia
tibia aún, quema mi piel.

Se escabullen mis memorias
ya dejas mi mente en paz, la liberas,
mi cuerpo es inerte, sin voluntad,
emprendo el vuelo de libertad.

Te has ido, me he ido, para siempre,
Al fin pudiste largarte de mi mente,
Solo así, solo con mi muerte.

hace 2260 días

El Pecado

Si me pidieras hoy
que te posea, 

te diría: ven a mis brazos, 
cierra la puerta,
abre los muslos y moja tus labios,
inicia el camino a las estrellas,

contempla la miel que saboreo
de tu íntima piel.

En el cenit de mi labor
el jubilo te hará estallar,
te hará llegar  donde mi cuerpo,
he dejado de ser un Dios
por el pecado de profanar tu templo.
hace 2465 días

(Pensamiento)

Veo tu rostro,
te me figuras conocida, pienso:
¿una rosa?
no, tu belleza es singular
¿una estrella?
no, tu presencia es infinita
¿el sol?
no, tu calor mayor cobijo brinda
y entonces, de mi mente
un recuerdo muy hermoso vislumbre:
eres mi esposa, mi amada, mi amiga.
hace 2469 días